miércoles, 6 de octubre de 2010

Vivi

Hace 10 años que no la veo. no sé si está bien, mal, alta, bajita, fea o bonita. Pero por fin hoy voy a ver a una de mis mejores amigas de la infancia. Llegó hace tres días, pero el único medio de comunicación que tengo con ella es Facebook y Messenger, así que no pudimos cuadrar para ir al aeropuerto.

Ya casi es hora de que nos veamos, Cata me recoge y salimos para Modelia, lugar donde viven las primas de Vivi. La vamos a recoger y luego vamos a Crepes de la Zona T.

Llegamos y ya están Juanse y Pollito, mi mejor amigo. Empezamos a hablar y se convierte en un reencuentro muy bonito en el que hablamos, compartimos y recordamos muchas cosas de las que vivimos cuando pequeños.

Como es miércoles y mañana la mayoría tenemos clase, es hora de irnos. Nos despedimos y cada uno salió para su casa con una muy buena experiencia y una sonrisa en la cara.

Twitcam

Hasta hoy conocí Twitcam. Nuncahabia escuchado de èl hasta que un día, en Twitter, Vladdo puso un link con un mensaje que invitaba a todos sus seguidores a verlo.

Por curiosidad entré a ver de qué se trataba y me encontré con una ventana llena de pequeños cuadros. En uno de ellos aparecía un video de Vladdo con su perrita, EN VIVO.

Yo no lo podía creer. Alguna vez supe de livestream gracias a una de mis electivas, pero nunca logramos utilizarlo por falta de tiempo y equipos y nunca supe para qué servía.

Me parece una herramienta muy valiosa para el trabajo periodístico y para el entretenimiento. Espero, ahora, poder aprovecharlo y utilizarlo, después les contaré ué tal.

martes, 5 de octubre de 2010

Tai-chi

Llegamos al parque El Virrey y vemos un montón de gente haciendo ejercicio o caminando. Algunos patinan, otros corren; unos están en clases y otros simplemente pasean a sus perros.

Mi mamá viene todos los domingos a su clase de Tai-chi, y hoy decidí acompañarla para entender lo que la palabra significa,

Cuando llegamos, ya todos estaban reunidos esperando al maestro, un hombre de ojos rasgados de cuya procedencia no estoy muy segura. Llega, saluda y todos se organizan automáticamente detrás de él.

comienzan a seguirlo y a hacer una especie de rutina con movimientos lentos y sin música que, según mi mamá y los que la practican, es un arte marcial que energetiza el cuerpo, lo relaja y lo ejercita.

Después de una hora y media de apreciar la sincronización y de dispersarme con la lentitud, nos vamos a tomar jugo de naranja al lado del parque y, aunque aprendí de este arte marcial, prefiero el momento del jugo.

Pensamiento

Aveces pienso que hay algo que hace a la gente caminar, hablar o actuar, como una guía o como si fuéramos marionetas que alguien maneja desde el cielo y que no podemos ver. Pero, y si fuera así, ¿por qué actuamos de maneras tan diferentes, tan raras y, aveces, hacemos tanto daño?

Quiero entender el universo, si de verdad existen el cielo y el infierno, Dios o el diablo, o si hay fuerzas que de verdad controlen nuestras vidas y sepan lo que va a pasar.

El gabinete del doctor Caligari

El Expresionismo es una corriente artística (ahora catalogada como Vanguardia Artística) que surgió en Alemania a principios del siglo XX. “Busca la expresión de los sentimientos y las emociones del autor más que la representación de la realidad objetiva”. Se expresa en diferentes campos como las  artes plásticas, la literatura, la música, el cine, el teatro, etc, pero se desarrollo primero en el ámbito de la pintura.
Los expresionistas se dedicaron a hacer un arte personal en el que se expresara la realidad desde la visión del artista, pero en la actualidad se habla de la expresión de una realidad deformada de forma subjetiva por el autor.
El expresionismo reflejó la amargura que vivieron los alemanes durante la Primera Guerra Mundial y el periodo entreguerras ya que durante esta época la nación sufrió de amargura después de ser derrotados en la guerra, y vieron la oportunidad de renovar sus lenguajes artísticos y expresar sus sentimientos a partir de este movimiento. Se dice que es la expresión de una genuina alma alemana.
Después del siglo XX ha resurgido genéricamente y totalmente apartado del movimiento alemán, pero con características similares como los colores violentos y su temática de soledad. En la actualidad
Una de las obras cinematográficas más importantes del expresionismo es sin duda "El gabinete del doctor Caligari", escrita por Hans Janowitz y Carl Mayer. Ambos ven en el cine la mejor manera de revolución a través de la expresión artística "Sienten que el cine es el medio ideal para poder llamar la atención en el emergente pacifismo de la Alemania de posguerra y como una forma radical de exhibición de arte anti-burguesa".
La película fue producida entre 1919 y 1920 y se estrenó en Berlín el 26 de febrero de 1920. Ha sido estudiada desde diferente ámbitos artísticos y ha sido catalogada como un modelo y un ejemplo de Film Noir para directores al rededor del mundo. Además, ha sido comparada y estudiada a partir de la historia y se dice que evidencia las actitudes alemanas precedentes a la Segunda Guerra Mundial.
Con respecto al expresionismo, la película "se caracteriza por la estilización de los decorados", es decir que su arte está basada en decorados retorcidos y con muchos ángulos que generan una sensación de angustia, amenaza y opresión. La actuación era exagerada y en la edición se hacían arreglos en los colores para hacerlos más azules, verdes y sepias. Lo que expresa el expresionismo, principalmente, es el uso de sombras, contrastes y luz artificial. Tal vez lo que le aporta esta película al movimiento, es que "intenta dotar al mundo del cine de un concepto artístico al margen de una simple representación realista, es decir, se otorga a la plasmación de imágenes de una percepción estética más allá de su significación como captación objetiva de una situación", que es básicamente, el principio del expresionismo alemán.

El nacimiento de una nación

Sin lugar a dudas, El nacimiento de una nación marcó la historia de la cinematografía mundial. Era 1914 y Estados Unidos estaba desarrollando la economía y así mismo las industrias que dependían de ella. El cine empezaba a crecer a pasos agigantados y ya habían surgido algunos de los principios teóricos y artísticos de este arte. Es por eso que D.W Griffith decide recrear, desde el concepto de los perdedores, la guerra de secesión de 1860 en la que Estados Unidos se une y crea un espíritu nacionalista basado en la superioridad de su raza y que los hace sentir una Nación.
Es un reto muy grande realizar una película como ésta recreando situaciones del pasado en una época en la que el cine era aún muy difícil de hacer y en la que los recursos eran bastante escasos. Es por eso que Griffith pasó a la historia como uno de los padres del cine mudo, porque El nacimiento de una nación fue la primera película en la historia en la que se utilizó el montaje paralelo y los primeros planos. Hay que agregar que es la película más costosa de la historia hasta la fecha, cosa que parece increíble teniendo en cuenta que realizar una película hoy en día cuesta más de 200 millones de dólares. Esta producción contó con 18 mil actores y extras, tres mil caballos, cinco mil escenas y 1375 tomas individuales y se cree que costó más de 400 millones de dólares.
The birth of a nation, título original, tiene una duración de tres horas en las que se contempla una trama muy interesante pero con un ritmo bastante lento, elemento que podría distraer al espectador. Por supuesto hay que tener en cuenta que es una película muda de una época en la que el montaje era un experimento y en la que el ritmo aún no tenía mucho sentido, pero para la actualidad, con todos los cambios que ha tenido el cine y la sociedad moderna, puede tornarse un poco pausada.
Por otro lado, la historia de la película es muy interesante y precisa para el momento histórico. El florecimiento económico del que se habla anteriormente, se da gracias a las guerras y a todos los problemas sociales y políticos que ha vivido el país durante muchos años, es por eso que se hace necesario que la sociedad vea y entienda qué pasó desde una visión central y sin posición alguna. Aunque Griffith era hijo de un general del ejército del sur, “su visión nos traslada más allá. Trata de darle la vuelta a la torta pero siempre observando al norte y al sur como partes indivisibles, no por políticas de estado sino por algo tan humano y poderoso como la amistad y el amor”.
Debido al tratamiento a partir del amor y la amistad de dos familias pertenecientes a los diferentes bandos, la película toma una dirección romántica y emotiva que atrapa al lector y le ayuda a contrarrestar esa lentitud que tiene gracias al ritmo. La historia detrás de la guerra es de sentimientos y fraternidad, de ánimo y confianza entre dos familias que, aunque amenazas una por la otra, protegidas igualmente.  
Un film Interesante, con poco ritmo y una historia muy profunda y emotiva, es el que nos presenta David Wark Griffith en 1914 y en plena euforia de la economía estadounidense, representando la guerra de secesión con El nacimiento de una nación.



Mejor amigo

Hombre de 20 años, mide 1.87, pesa 85 kilos, tiene el pelo negro, corto y aplastado. Es moreno, tiene los ojos cafés muy oscuros, encías grandes y dientes derechos por los brackets. Generalmente se viste con un jean oscuro, una camisa de rayas, tenis y usa un gorro en la cabeza.
Es de clase social alta, aunque no siempre lo fue. Su papá ha conseguido sacara adelante a su familia gracias a una empresa exportadora de cuero que últimamente ha tenido ganancias. Vive en estrato 6 y estudia Ingeniería Industrial en la Universidad de los Andes. Saca notas altas, es monitor de varias materias y da clases a estudiantes de colegios que no han tenido suerte con las matemáticas. Se graduó del colegio San Carlos.
Sus padres son católicos aunque él no cree en esa religión. Dice que sabe que hay un Dios y que cree en él pero no cree en la iglesia. Es colombiano y es seguidor del partido de la U. En su universidad pertenece al equipo de softball y es el único deporte que hace. Le gusta salir los viernes con sus amigos a tomar cerveza y de vez en cuando se emborracha. Tiene una finca a donde le gusta invitar a sus amigos para tomar hasta emborracharse.
Vive con su mamá, una instrumentadora quirúrgica que ejerce como ama de casa, con su papa que se dedica al negocio familiar y con su hermano quien está en el colegio y tiene algunos problemas de aprendizaje. Sale con cada mujer que le parece bonita, tiene una vida sexual activa y no duda en aprovecharlo. Su autoestima es muy grande y tiene actitudes de superioridad sobre las demás personas.
Es una persona que no le teme a nada, tiene claro que en el futuro será exitoso, pero no sabe de qué manera. Es bueno para las matemáticas, para la física y en general para las ciencias exactas. Sabe cómo manejar situaciones difíciles y no lo piensa dos veces en sacar a relucir eso frente a los demás.

El héroe de la vida moderna

"Los animales miraron del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo, y nuevamente del cerdo al hombre; pero ya era imposible discernir quién era quién". (Orwell, 1989)

Al mirar al protagonista de Aguirre, la cólera de Dios del director alemán Werner Herzog es inevitable pensar en el siguiente texto. “Se presenta una multitud de nuevas experiencias, pero el que quiere gozarlas ‘debe ser más acomodaticio que Alcibíades, estar dispuesto a cambiar sus principios con su público, a ajustar su espíritu a cada paso’” (Berman, 1988). Eso mismo fue lo que hizo Aguirre con tal de obtener poder, eso mismo marcó su ruina.

El protagonista de la película alemana al cabo de un tiempo en América, casi que siente igual al personaje que describe Berman en su libro: “`Estoy comenzando a sentir la embriaguez en que te sumerge esta vida agitada y tumultuosa. La multitud de objetos que pasan ante mis ojos, me causa vértigo. De todas las cosas que me impresionan no hay ninguna que cautive mi corazón, aunque todas juntas perturben mis sentidos, haciéndome olvidar quien soy y a quién pertenezco´.”[1] (Berman, 1988).

Aguirre representa al héroe que es capaz de hacer todo por lograr una idea de modernidad hasta autodestruirse. Herzog da una idea del estado de la civilización contemporánea por medio de sus films, la idea de desarrollar ‘Aguirre, la cólera de Dios’, trasciende los límites de un simple cine histórico, socava y cuestiona el papel del hombre en la sociedad. Basados en las ideas de Dussel, y a pesar de que hemos pasado a un periodo de ‘trans-modernidad’, ese eurocentrismo al que se refiere el autor, se ha trasladado de continente para dar paso a un ‘norteamericentrismo’. El centro ha cambiado de lugar y ha incrementado su tamaño, pero la periferia sigue siendo la misma. ¿Acaso nunca dejaremos de ser periferia? Ante esto, vale la pena citar a Santiago Castro-Gómez quien afirma que, “es necesario pensar qué es aquello que ha ‘estructurado’ a los sujetos sociales y por qué razón este proyecto de control social (la ‘modernidad’) ha llegado a su fin, abriendo paso a nuevas formas de (re) estructuración global.”[2] (Castro-Gómez, 2000).

Por lo anterior, es posible entender el ciclo cambiante al que la historia[3] está sometida. Con cada periodo se ha gestado la idea de un ‘héroe’ (civilizador, moderno, ¿trans-moderno?) que ha pretendido imponer una figura salvadora frente a quienes hacen parte de la periferia. Aguirre es esa figura estereotipada que se auto-comprende como más desarrollada y superior. Como él, han existido cientos que, sumidos en su propia avaricia terminan acabados, pero convencidos de sus ideales.

“Capaces de todo – de las acciones más viles y más nobles – en su lucha por abrirse camino hasta la cúspide”, (Berman, 1988) así describe Berman al héroe moderno en su libro ‘Todo lo sólido se desvanece en el aire’ y sí, definitivamente Aguirre con su cólera se desvaneció en su desgracia. Él mismo se puso su maldición, se fue contra los suyos y el mundo se fue contra él y su imagen quedo perpleja en medio de la nada. No había cúspide, tal vez ya estaba en lo más alto y la ambición lo llevó a la autodestrucción, y ni el aire quiso ya soportarlo.
   
Tal vez ese es el costo que algunos han tenido que pagar, al iniciar un camino en donde “la Modernidad es una emancipación, una “salida” de la inmadurez por un esfuerzo de la razón como proceso crítico, que abre a la humanidad a un nuevo desarrollo del ser humano”. (Dussel, 2000). La ‘modernidad’ rompe con los paradigmas clásicos y tradicionales, es convertida en insignia de una civilización que estaba descubriéndose, que se creía el centro sobre el que giraban las sociedades nuevas y las ya existentes. Así mismo el modernismo tiene un lado negativo en el que son protagonistas todos los sacrificios y sacrificados que quedan en el camino hacia la modernidad.  En la película se evidencia cuando Flor, hija de Lope Aguirre, afirma que los europeos han traído a su pueblo la desgracia mientras habla con un príncipe indígena encadenado por los españoles que le dice: “estoy encadenado igual que mi pueblo y estoy obligado a bajar la mirada (…) cuanto teníamos nos ha sido arrebatado”. (Herzog, 1972)

“América Latina entra en la Modernidad como la ‘otra cara’ dominada, explotada, encubierta”. (Dussel, 2000) “Europa superaba las demás culturas”, ese era el pensamiento regente.  A partir de dicha premisa es posible relacionar el surgimiento del concepto de raza, presente también en el film de Herzog.

 “El racismo sirve para legitimar la inferioridad de los colonizados o de los grupos subalternos en los Estados” (Castro-Gómez, 2000). Este es un hecho que se ha preservado en el tiempo, si Herzog lo ha puesto de manifiesto en su cinta, no es accidental, ni decorativo. Resalta el menosprecio y maltrato que aquellos considerados ‘superiores’ ejercen sobre quienes los siguen. Antes, se expresaba. Hoy, es un insulto tácito hacia aquellos bautizados con el nombre de ‘subdesarrollados’ y ‘tercermundistas’. El director muestra esa ambigüedad, -el insulto tácito- intencionalmente en el film: “la armonía de la imagen no se corresponde con la acción que transcurre ante nuestros ojos: el resto del mundo aparenta beatitud mientras se trama, se conspira. Busqué que la fotografía transmitiera esa falsa apariencia que la realidad presenta, esas notas tranquilas, estatuarias.”[4]   

Así, en medio de una gran idea de crecimiento y una ambición por El dorado, no importó quebrantar los principios morales básicos, que incluso estaban en la Biblia que ellos portaban (Herzog, 1972). “Los horrores más profundos del desarrollo fáustico nacen de sus objetivos más honorables y de sus logros más auténticos” (Berman, 1988). Tampoco importó degollar y destruir unos cadáveres para no “encartarse con ellos”, disparar al jefe, romper con la autoridad, sacrificar a un indio, porque, ¿qué más daba para ellos un indio más o uno menos?, ¡qué importa si le cambiamos el nombre! o si los matamos, porque tan sólo comprenden el sonido de los animales. Esto es racismo en su más pura y elevada expresión. Y es universalismo, al imponer su conocimiento como único y verdadero, legitimando “la superioridad de los colonizadores.” (Castro-Gómez, 2000).

La anterior escena de la película de Herzog representa una triste historia en donde "la modernidad -terminó siendo- justificación de una praxis irracional de violencia" (Dussel, 2000), que también se podría identificar en la escena en la que el indígena es violentado como castigo a la ofensa realizada tras dejar caer la biblia por no comprender lo que Gaspar de Carvajal le quería decir sobre la voz de Dios. Bien dice Dussel cuando expresa que, América Latina entró a la modernidad como la cara dominada y explotada del juego teniendo en cuenta que la misma abre paso a la evolución a partir de la razón interpretada como el proceso crítico que permite el desarrollo del ser humano. Aunque los españoles debieron tener claro que “su superioridad será, en buena parte, fruto de la acumulación de riqueza, experiencia, conocimientos, etc., que acopiará desde la conquista de Latinoamérica” (Dussel, 2000).
La modernidad es expresada por dos lados: en el primero se busca la evolución del ser humano a través del conocimiento, y en el segundo que se expresa a partir del eurocentrismo, en el que los españoles creen que tienen la única verdad y que cualquier cultura nueva o diferente debe ser suprimida y los habitantes deben ser educados como los mismo españoles. Los expedicionarios quieren imponer su creencia religiosa como un modelo universal y central que debe ser seguido por los bárbaros a pesar de oponerse al proceso civilizador. Este proceso implica que exista un subordinado al cual a través de la práctica de la violencia se le impone la civilización como su única opción. Durante el proceso de modernización puede justificarse la práctica de la violencia como la necesidad de destruir las dificultades presentes en el proceso y los expedicionarios tienen libertar de ejercerla en contra de los subordinados.
En Aguirre, la cólera de Dios, le dan una biblia a un nativo del Amazonas, le dicen que oiga la palabra de Dios, él se pone la biblia en su oído y afirma que no escucha nada. Frente a esto, en vez de descubrir las diferencias culturales o explicar de una manera racional; alguien se atreve a decir –matadlo, por blasfemo. En realidad eran más bárbaros y salvajes, (tal como llamaban a los indios, los españoles) ellos con sus ideas de evangelizar mediocremente e irrumpir en una cultura sin el mínimo sentido común de entender las diferencias del otro. Es aquí donde el Fray también se convierte en un “héroe de la vida moderna”, y asegura que la primera misión de ellos en la “Nueva España” es revelar la palabra de Dios a los nativos.

Al final la violencia irracional también se expresa con sus compatriotas. El racismo no se da sólo hacia la periferia, los mismos protagonistas pueden padecerlo, la sed de poder puede con todo, no discrimina. Los demás aventureros se sienten incapaces de hacer algo frente a la situación. Y no es sólo cuestión de impotencia, saben que de rebelarse terminarán sintiendo ‘la cólera de Dios’. Quien tiene las armas termina teniendo el poder. “Todo es absurdo, pero nada es chocante, porque todos están acostumbrados a todo”. (Berman, 1988).

Entraron sin golpear

En el Festival de Cine de Villa de Leyva

Entraron sin golpear

Un mexicano y una brasilera escriben, graban, editan, distribuyen sus películas, y son invitados de honor en el Festival.

Francesco Taboada es mexicano y Fernanda Robinson, su compañera sentimental y cinematográfica, brasilera. Se conocieron hace cuatro años en México y, desde entonces, hacen películas y documentales para ayudar a resolver problemáticas sociales en este país, donde viven.
Llegaron al Festival de Cine de Villa de Leyva a presentar su más reciente documental llamado ‘Trece pueblos en defensa del agua, el aire y la tierra’, una producción de bajo presupuesto con la que pretenden ayudar a los indígenas del Estado de Morelos, en el sur centro de México. Su reto fue realizar una pieza audiovisual que le permitiera a la comunidad denunciar las intenciones del gobierno y de la empresa privada, para despojar sus campos de recursos naturales como el agua y la tierra y explotarlos para su propio beneficio. 
Fernanda y Francisco no hacen cine comercial. Piensan que este arte tiene que ser responsable y comprometido con las necesidades de las comunidades. No pretenden ganar plata con su película y dicen que su mayor satisfacción es que el producto final sea del agrado del pueblo, con el que lo hicieron, y sirva para hacer una denuncia social.
Para no gastar más de lo necesario, ellos mismos se dedican a la producción, la fotografía, la dirección y la difusión de cada uno de sus trabajos. Al final de cada realización, destinan un porcentaje de las ganancias para crear copias y venderlas en festivales, tiendas pequeñas y puestos callejeros.
Bienvenidos a Festicine
Llegaron al festival invitados por su directora, María Angélica Tobar. Una mujer emprendedora que junto a su esposo, también cineasta, ha sacado adelante este proyecto durante tres años. Escogió Villa de Leyva por su belleza y su accesibilidad, pues dentro del empedrado pueblo no hay que usar carro ni taxi para desplazarse.
Después de aceptar la invitación, la pareja llegó encantada a ocupar su lugar como ponentes, conferencistas y jurados. Disfrutaron de películas como Return to Bolivia, dirigida por el argentino Mariano Raffo; Los zapatos de Aristeus, del barsilero Daniel Tonacci y de muchos proyectos de cineastas colombianos como Harold Trompetero.
En esta versión del festival, Villa de Leyva les abrió, literalmente, las puertas a los asistentes. “Entre sin golpear” fue el slogan que acompañó a los visitantes durante su estadía, por ello, en toda la plaza había portones que invitaban al público a seguir.
Justo debajo de estos arcos se encontraban Francisco y Fernanda observando a lo lejos el desarrollo del festival. La poca gente que asistió entraba y salía de las salas improvisadas que se encontraban por toda la plaza y sus alrededores. Ellos se unieron a los demás y como cualquier cinéfilo encontraron el espacio ideal para disfrutar de un buen cine independiente.

At School

Lo acepto, éramos un grupo bastante diferente. Antes podíamos pasar los 45 minutos de descanso todos juntos, como “los mejores amigos”, pero esos tiempos se quedaron en noveno, cuando teníamos todavía las mismas ideas de la vida, cuando lo importante no eran las diferencias entre nosotros sino lo que teníamos en común.
Al llegar a décimo las cosas cambiaron. El estudio se puso un poco más pesado y la presión de ser mejores se venía encima. Es ahí cuando uno se empieza a preocupar por su futuro, y así por ser superior a los demás. Se vuelve una competencia inútil en la que, ahora estoy segura, nadie ganó.
El caso es que en once ya éramos un grupo totalmente dividido; las niñas por un lado, los niños por el otro, las iluminati en el limbo e Hippopotamus y la cucaracha solas tratando de ganarse un cupo en uno de los grupos.
Aclaremos la división. Las niñas no eran todas, era un grupo reducido compuesto por 6 de las 14 del grupo. No puedo negar que 2 ó 3 eran bastante inteligentes, y aunque las otras no lo fueran eran todas unas bacanas. Por otra parte estaban los niños; bueno, no eran sólo los niños, 2 de las niñas hacíamos parte del grupo más grande del salón, y no porque no fuéramos incluidas en los planes de las niñas, sino que, como mujeres, podemos llegar a ser muy fastidiosas y un poco plásticas.
Pero claro, se preguntaran entonces por las iluminati, Hippopotamus y por la cucaracha. Bueno empezaré por decir que si las mujeres podemos llegar a ser plásticas, las iluminati eran un pitillo de lo peor. Sí, además de bonitas y muy preocupadas por cómo se veían y actuaban, eran muy brutas. No puedo dejar de recordar cuando una de ellas se lanzó a la personería del colegio y su única propuesta era poner una ballena en el lago (mi colegio era antes hacienda de un narco, así que el lago no podía faltar). Hasta allá podían llegar las ocurrencias de nuestras iluminati.
Luego, estaba Hippopotamus, una de nuestras compañeras del salón. La loca se creía argentina, aunque de eso no tenía ni un pelo. Era un poco gordita y los niños la detestaban, así que decidieron que, en secreto, la llamarían Hippopotamus. La idea consistía en que cada vez que ella apareciera, hablara en clase o pasara por el frente todos iban a decir su nuevo apodo con un tono burlesco y parecido al maullido de una vaca. Además, cuando se tomara una foto del grupo entero todos debían hacer el singular llamado. Cuando el año llegó a la mitad, hasta ella misma lo gritaba.
Por último, estaba a la que los niños le decían: cucaracha. Acepto que la niña no era muy bonita que digamos, pero ¿será posible que alguien se gane un apodo de ese calibre? Pues se lo ganó; claro ella no lo sabía. Cucaracha se la pasaba con los de 10, yo también tenía muchos amigos en décimo y en realidad no había ningún problema; el problema era que ella estaba con los rechazados de décimo, cosa que no le ayudaba mucho con su reputación.
Así más o menos se pasaban los días en el salón de 11 A. Son viejos tiempos y debo confesar que al escribir esto me lleno de nostalgia y vuelvo a vivir, en mi mente, esos días tan jocosos y especiales.
Ahora, casi tres años después, me reúno con mis amigos del grupo de los niños, obviamente, y lo único que podemos hacer recordando todas nuestras aventuras es reírnos, y a veces llorar, poniéndole un poco de picardía a las situaciones. Y es que cómo no nos vamos a reír, sólo a nosotros se nos ocurre poner un montón de apodos sin querer que la víctima se entere.
Claro, cada vez que me acuerdo de las ocurrencias y los comentarios de las iluminati, me da una sensación de lástima, combinada con risa que no puedo describir. Creo que sería lo único que podría sentir, si me propusieran cosas como hacer un puente dentro del colegio o simplemente ideas como la de la ballena.
En cuanto a la cucaracha y a hippopotamus, me da un poco de pesar. No me hubiera gustado ser una de ellas, ser rechazada por el resto de mis compañeros y tener que pasar mis tiempos de descanso sola o con gente a la que ni siquiera entendiera. Viéndolo desde ahora, creo que hubiera tratado de compartir con ellas; al fin y al cabo algo bueno tenían que tener.
No sólo estoy segura de que era el momento preciso y el único en el que hubiera podido vivir eso, también lo estoy de que podría haber hecho las cosas diferente; el caso es que ya no puedo hacer nada y aunque no somos lo suficiente maduros todavía y lo sigamos disfrutando, creo que en esta etapa de mi vida no sería capaz de burlarme tanto de una persona, y mucho menos de poner un apodo así. Son etapas que, aunque pasadas, nunca se olvidan y que llenan de recuerdos mi mente y mi corazón. 

Marionetas alemanas

El periodo más significativo en la historia de Alemania ha sido el surgimiento del Nacional Socialismo. Es una época importante “porque fue un evento definitorio en la historia del siglo XX y en la historia de la humanidad (...) que nos muestra cuán frágil es realmente la democracia”,  además es la muestra más tangible de  como  son reprimidos y violados los derechos humanos tan sólo por querer imponer una ilusión. A continuación, nos proponemos demostrar la función que cumplió la opinión pública en  sociedades no democráticas y la importancia de ella para el establecimiento y permanecía en el poder del líder totalitario  Adolfo Hitler.  
El objetivo del presente ensayo está encaminado a resaltar como la opinión pública fue determinante para la formación del Nacional – Socialismo en Alemania, porque sin ella Hitler no hubiese subido al poder, sin embargo, una vez el líder alemán  subió y gobernó fue reprimida, con el fin de evitar la pluralidad de opiniones y mantener un orden interno del país. 

Todos para uno y uno para todos
Alemania acababa de salir de la segunda guerra mundial y se encontraba en una época de crisis económica, política, social y moral. El dolor, la rabia y  la humillación, eran algunos de los sentimientos que envolvían a la mayoría de la población; razón por la cual, Hitler  aprovechando este  clima de opinión,  ideó  una estrategia que le permitió  hacer sentir al pueblo que la solución a todos los problemas estaba en el apoyo a su mandato. Ante esta coyuntura, la opinión pública demostró aceptación a la ideología y política del Nacional – Socialismo.
Hitler vio  en el partido Nacional-Socialista Alemán del Trabajo un medio favorable para la consecución de sus objetivos. En febrero de 1920, la ideología del partido se centraba en  hacer uso de la  violencia  para alcanzar sus fines. Como primera medida, crearon  la “Sección de Asalto”, que era la  encargada de proteger las reuniones del partido, provocar disturbios  en las manifestaciones de sindicalistas y personas que se oponían al régimen y perseguir a los judíos.
En poco tiempo las ideas de Hitler se fueron difundiendo por toda Alemania, adquiriendo de esta forma gran reconocimiento y apoyo de distintos sectores de la sociedad, como lo fueron “funcionarios públicos que habían sido despedidos, comerciantes arruinados, agricultores empobrecidos y trabajadores decepcionados con los partidos de izquierda”. Es por esto que brindándoles una nueva visión, en las elecciones a la Cámara del Bajo Parlamento Alemán de 1930, el partido Nazi obtuvo más del 18% de los votos (6.5 millones), convirtiéndose en el segundo partido representativo.
Para mostrar que existía legitimidad en las acciones del gobierno, “Hitler llevó a cabo elecciones plebiscitarias en las que todos estaban obligados a votar”, asimismo  se  realizaron  una  serie de eventos públicos  que  halagaban  y   daban conocer  las   ventajas   del   partido   nazi.  “Estas elecciones y este tipo de celebraciones ejemplifican el rol distorsionado que el proceso de opinión pública representa en los gobiernos totalitarios”.
Al servicio del Führer
El proceso de la opinión pública en Alemania no tuvo legitimidad sino que fue manufacturado y guiado por el gobierno para cumplir los ideales del Nazismo, en este punto, se eliminó la oposición de  las clases trabajadoras y demócratas. Siendo el  juicio del incendio de Reichstag, la excusa perfecta, para suprimir los partidos de oposición e  invalidar los derechos constitucionales y  a continuación crear campos de concentración.
Los ideales de Hitler estaban encaminados a crear una sociedad uniforme que trabajara en función del  progreso de Alemania.  Era tan fuerte su posición que uno de los preceptos básicos del partido Nacional-socialista consistía en “establecer un sistema centralizado sin precedentes, en el que todos los poderes quedarán en manos del Estado (…) y crear una constitución jerárquica, que rigiera de forma mecánica todos los movimientos de los individuos”.
Otro aspecto fundamental, fue la infiltración de doctrinas del partido Nazi en la iglesia Protestante, con el apoyo de esta  fue posible que “se promulgaran legislaciones especiales en las cuales los judíos estaban excluidos de la protección de la ley”. De otra parte,  Hitler ilegalizó los sindicatos, suprimió las negociaciones colectivas entre trabajadores y empresarios, prohibió las huelgas y obligó  a los trabajadores a pertenecer  al Frente Alemán del Trabajo.
Con lo anterior, podemos identificar como los partidos y líderes totalitaristas veían  en los movimientos de masas, sin representatividad pública,  un factor esencial para crear  un  líder que  hablará  en nombre de esa  colectividad.

Igualmente, “los gobernantes totalitarios no  toleraban ninguna expresión de la opinión individual y colectiva, sólo permitían opiniones de conformidad con la ideología social,  fabricadas  y  controladas por  los partidos  de los que ellos hacían parte”.

La prensa sufrió estas represiones porque lo que  se buscaba era que sirviera al régimen hitleriano; los medios que se resistieron a este cambio fueron censurados. “Entre 1933 y 1941 tuvieron que cerrar unas 900 publicaciones (…) el partido Nacional – Socialista controlaba a finales de 1944 la mayor parte de la tirada global de la prensa diaria alemana”.
Los títeres de Hitler
Para lograr el cumplimiento de los objetivos, anteriormente mencionados, fue fundamental para el Nazismo manipular los canales de comunicación entre los ciudadanos y el gobierno bajo el control de éste último.  Por ello, Hitler se encargo de “monopolizar  los medios para politizar toda la vida social”; tanto así que  desde 1933  se creó el Ministerio del Reich para la Educación del Pueblo y la Propaganda,  que fue controlado por Joseph Goebbels.

De igual manera, los actos públicos escenificaron la grandeza de Hitler. Se utilizaron   afiches   alusivos   al   régimen,  con  estas  propagandas  no  se busca solamente seguir difundiendo el odio  a los judíos o el fortalecimiento a la fidelidad del régimen sino también “difundir formas culturales consideradas propias de la nación”, como por ejemplo  que la superioridad de la  raza aria, debía ser un motivo para que   los jóvenes al  casarse siguieran  construyendo su raza pura.

Haciendo un análisis de la situación de los medios de comunicación, en este contexto, es evidente que muchos libros y periódicos sufrieron censura, a tal punto que fueron quemados por considerar que su contenido desestabilizaba el régimen. “Hitler utilizo la infraestructura del diario el Trust para lanzar su propaganda radical y totalitaria diseñada por Goebbels (…) en 1932 existían en Alemania 4703 diarios y semanarios, de los cuales sólo 94 eran de tendencia Nacional-Socialista. Los periódicos nazis más importantes eran en el Völkischer Beobachter de Munich, propiedad del partido desde 1920 y Der Angriff diario creado por Goebbels en Berlín en 1927”.

En esa línea, el cine fue  manipulado, ya que a las películas se les exigía contener mensajes pro nazis,  y hasta el propio Estado  se encargo de hacer producciones audiovisuales de apoyo al régimen. Finalmente, uno de los medios que se vio más afectado en aquella época fue la radio, gracias a ella, fue posible que la voz del Fhürer llegara a todos los hogares alemanes y la población asumiera como cierto cada uno de sus mensajes. “La aniquilación del pluralismo radiofónico se produjo con la disolución de las diferentes sociedades de radiodifusión y el sometimiento de las emisoras a Reichsrundfunkgesellschaft, una emisora dependiente al ministerio de propaganda”.

El legado de Hitler también tuvo resonancia entre los más jóvenes, por medio de la creación  de  instituciones  llamadas  “juventudes hitlerianas”,  en las que  recibían cuidadosa  información  del régimen,  pues, según Hitler, serían ellos quienes años más tarde  continuarían promulgando la ideología Nazi.
Adicionalmente, Hitler impuso sus creencias y deseos como la voluntad del pueblo y tomó múltiples decisiones haciéndolas ver ante la opinión pública como la propia voluntad de Dios. Cuando Hitler subió al poder en 1921 fue elegido presidente con “poderes ilimitados” del partido, un año antes ya había creado el periódico de la organización (Völkischer Beobachter), por medio del cual se denunciaba la democracia, el bolchevismo y halagaba la dictadura.
Hitler logro personificar las creencias, anhelos y sueños de un pueblo desilusionado moralmente por las continuas derrotas en los campos de batalla.  Vio como  se iba derrumbando su gran imperio alemán, de ahí la famosa frase ”Hitler es Alemania y Alemania es Hitler”.
Además, fue uno de los primeros personajes en  emplear la propaganda política,    “su propaganda, su estilo, novedad, errores de adversarios y cansancio de la opinión pública, le aseguraron el éxito”, logró persuadir y convencer al pueblo a través del llamado “vox dei” (voz de Dios), es decir, la población consideraba que el poder de éste personaje, encarnaba la misma voluntad de Dios.
Siguiendo estas creencias divinas, el deseo por acabar con la población judía  hizo que los Nazis concibieran a los movimientos de izquierda  como representación del mal, por lo que  era indispensable  eliminarlos para contribuir a la purificación de  Alemania.
Las voces del silencio
En  un  régimen  como  el  de  Hitler,  era  importante  controlar  a  las   opiniones divergentes  ya  que  de  esta  manera  se  constituiría  el “orden” e  identificaría y eliminaría cualquier cuestionamiento de la legitimidad  del mismo. Para  reprimir la oposición  Hitler  en 1933  fundó  la  Gestapo,  una  policía  secreta  que espiaba y callaba de manera violenta a las personas que no compartían las ideas del régimen.
La  violación  a  la  libertad  del  individuo  se  evidenciaba en la medida en que  el régimen totalitario no ofrecía garantías  para que la opinión colectiva se expresara  de forma que fuera incorporada al funcionamiento del gobierno. Hitler sostenía constantemente que los verdaderos intereses del Reich no podían alcanzarse a través de formas democráticas de gobierno. Esta situación determinaba  la función principal del Partido y justificaba la subordinación de los deseos y libertades individuales a su servicio.
En cuanto a la depuración racial, Hitler encaró como primera medida una política de persecución y eliminación de toda oposición política y social. Se crearon unos escuadrones defensivos, los SS (Seguridad Secreta), que perseguían a aquellas personas que no compartían la ideología del régimen y detenían a los enemigos del Reich y posteriormente enviarlos a campos de concentración.
Al ser la opinión pública relegada, censurada y violentada por el régimen, se inicio una discusión clandestina de los asuntos que no estaban resueltos por los gobernantes, creando de esta forma una opinión colectiva secreta.
Empezaron a surgir votaciones ocultas que mostraban las decisiones de una mayoría no escuchada, estos debilitaban las responsabilidades del individuo frente al Reich, destruyendo así las heroicas cualidades de la raza aria.
A Hitler no le fue difícil aprobar una ley de Protección de la nación y el Estado, con la cual pretendía aumentar su poder y en la que quedaba claramente expresado que: “el jefe de Gobierno tenía facultades para restringir las libertades personales en aras de la seguridad del Estado, la democracia sufría así un duro golpe en Alemania”.
Con el paso del tiempo los partidos de oposición fueron desapareciendo, “el último en ser suprimido fue el Partido de Centro”,  en este momento el panorama se hacía cada vez más claro y Hitler “había llegado a la dictadura de un único partido: el suyo (…) El 23 de abril de 1934 aumentarían todavía más sus poderes al poder gobernar sin el Parlamento”.  En 1934 son asesinados los dirigentes del grupo nazi de las S.A, que en ese momento constituían el único grupo capaz de oponérsele a las injusticias y atrocidades del dictador. Desde este momento Hitler se apoyaría en las instituciones creadas por él: la policía secreta (Gestapo),  la S.S. y  el ejército.

En agosto de ese mismo año fallece el presidente de Hindenburg, este hecho le permite a Hitler  asumir los poderes del presidente de la República, sin ninguna oposición, aumentar aún más sus poderes y controlar las demás instituciones y entidades del Estado.

Notas finales

Después de hacer un balance del ambiente predominante de la época y de las medidas adoptadas por Hitler para mantener el control interno del país, es posible identificar que la opinión pública fue utilizada, violentada y oprimida ya que no se le valoro como una herramienta valiosa e indispensable en la formación y estructuración de la  sociedad.

Es indispensable que los líderes políticos entiendan a la opinión pública como una herramienta de autodesarrollo de la sociedad, ésta haciendo uso de los diversos mecanismos de participación reconocidos social y políticamente debe buscar medidas que favorezcan su bienestar. La opinión pública no debe ser entendida   como un mecanismo vulnerable a la manipulación para llegar al poder.

De la misma manera  como los individuos deben emplear los diversos  mecanismos participativos en pro de su bienestar, los pronunciamientos de la opinión pública deben agrupar los pensamientos y necesidades de toda la sociedad. No puede estar a merced de lo que un líder político, aprovechando el clima de opinión, desee imponer como verdad absoluta.
En los sistemas políticos es necesario garantizar y velar por  que exista un equilibrio entre las instituciones que conforman las diversas  ramas del poder público nacional, esta separación de poderes en la sociedad protege la libertad individual de los ciudadanos y garantiza la estabilidad del Estado, porque evita que el poder se encuentre únicamente en las manos de una persona.
Sería imposible hacer un análisis de la influencia de la opinión pública en la sociedad sino se analiza el papel del principal motor del proceso, los medios de comunicación, que  deben ser generadores de controversia más no manipuladores de conciencia.  
Los medios masivos de comunicación deben permitir que las opiniones divergentes sean escuchadas, aceptadas, respetadas y sometidas a un  riguroso análisis en pro de  garantizar la pluralidad de pensamiento y la  libertad de expresión. Ninguna opinión debe ser secreta o reprimida, por el contrario,  debe ser escuchada y tomada en cuenta  para la toma de decisiones en una sociedad. 

Con Galy Galeano

Como  las postales  de invierno de los países europeos, en donde los negros, grises, verdes y azules  se dejan envolver de heladas capas de hielo sólido, blanco y brillante, el cabello de Gali Galiano está cubierto de nieve desde los 12 años, el cuero negro de su chaqueta le recuerda el estuche de su primera  guitarra, ese mismo con el que llegó a Bogotá y en el que guardo  los jeans y camisas que aún caracterizan su personalidad arrebatada y polifacética. El  estilo  de Galy se confunde con las figuras de los  jóvenes que él tanto admira.

La sangre vallenata que corre por sus venas se mezcla con el sabor de la salsa, el sentimiento de la ranchera, la alegría de la bachata , el realismo del  hip hop y las vivencias hechas canción en la música que lo ha hecho traspasar fronteras: la popular.
Letras y melodías que mueven corazones, hacen derramar lágrimas Y son cómplices de quienes desean beber el recuerdo de aquellos malos amores. 

Escucharlo, da la  idea de que todo lo que pensábamos de la música popular era una impresión equivocada, un hombre sencillo, amable, que no duda en abrir las puertas de su  casa y de su vida a quien quiera  conocerlo, un amante innato del arte y de la música en todas sus formas, tamaños y colores, un hombre para el que cantar, más que una experiencia… es, un estilo de  vida.

Radio en la suciedad

La suciedad de la calle era anormal. La basura inundaba la acera principal frente a la puerta de madera de la entrada. Al llegar te parece un lugar sin ninguna gracia, una casa en donde no pasa nada, rodeada de locales llenos de borrachos y de vecinos que en chanclas salen a comprar la leche. Al timbrar, de repente se abre la puerta y la vista solo hay un gran espacio vació y al final una vieja moto. El miedo me invade y ya no entiendo qué hago en ese lugar desolado y triste.
El olor a viejo invadía el garaje que poco a poco dejábamos atrás. Unas escaleras estrechas y elevadas marcaban nuestro camino. No había nadie más que mi amiga y yo. Subíamos unos interminables y sofocantes escalones, pasando por puertas que parecían apartamentos vacíos y suspendidos en el tiempo; al final nunca supimos qué había detrás de esas puertas misteriosas que nunca se abrieron para nosotras.
Al llegar al final de las escaleras, nos encontramos con una puerta de madera llena de pequeñas manchas negras que daban un aire de vejez. Aún con temor de ver algo inesperado, tocamos el timbre. Un hombre de estatura media y corta edad, abrió la puerta y nos dio una calurosa bienvenida. Invitándonos a seguir, nos llevó a un pequeño cuarto lleno de personas jóvenes que estaban sentadas alrededor de una mesa ovalada, de cuyo centro salían 6 micrófonos. Al fondo del cuarto estaba Javier, la persona que nos había invitado a asistir a aquella sesión, delante de una vieja tela azul. Sentado frente a su computador, manejaba una gran consola por donde transmitía en directo, por internet, su programa radial “Planeta 10”.
Aunque estábamos un poco asustadas, al ver y sentir la hospitalidad de la gente, cambiamos nuestra actitud e intentamos conocer mejor a los locutores y las instalaciones de la emisora. Seguimos nuestro camino por un corto pasillo que llevaba a un cuarto adaptado como estudio de grabación. Allí todo era oscuro y silencioso; azul y con muchos instrumentos. Tenía una pequeña ventana que daba la impresión de que la ciudad como una fotografía.
Al otro lado de la ventana, había otro cuarto desde donde se manejaban todas las grabaciones, pero sólo había un computador y varios equipos de grabación algo dañados por el tiempo. Quien los manejaba era un señor muy joven que nos miraba como extrañado por recibir visitas, pero que con el tiempo empezó a contarnos de qué se trataba su trabajo y cómo funcionaba cada uno de los equipos.
Lo único que faltaba por ver era el baño. Era un baño viejo e invadido de humedad en las paredes, daba la impresión tenebrosa que habíamos percibido en el resto de la casa. Pero allí nuestra visita llegó a su final, así como el programa. Volvimos a la realidad de la calle donde aún veíamos la suciedad y el deterioro.

24 horas, el cielo o el infierno

El ambiente acelerado y estresante de la capital se apaga segundo a segundo. Los viejos se van a casa mientras, poco a poco,  los jóvenes salen desesperados buscando escaparse de sus responsabilidades.
Así el lunes haya que volver a la realidad, los fines de semana, la noche es solo de ellos. De ellos, de la música, del baile y de sus amigos. No importa que las medidas para la rumba sean cada vez más y cada vez se pueda hacer menos, es una salida a vida y a la felicidad.
David es un joven de 20 años al que le encanta salir a bailar con sus amigos los fines de semana, pero ahora esto va a cambiar, o por lo menos es posible. Cuando David escucho por primera vez “rumba 24 horas”, no lo podía creer. Los ojos se le aguaron y lo primero que hizo fue llamar a sus amigos a contarles la buena nueva. Pero hasta dónde llegó su felicidad si a los pocos minutos se dio cuenta de que no podría participar en semejante hazaña.
Como David aún no es mayor de 21 años no podría ir a estas fiestas  y empezó a pensar en lo malo que tenía la nueva propuesta que habían planteado en la Alcaldía. Se dio cuenta de que así pudiera disfrutar de tan anhelado beneficio, éste tenía muchas cosas que podían afectar a la ciudad. Pensó que si en su ciudad la inseguridad era tan grande, sería peor si hubiese más libertades y más gente saliendo y entrando a altas horas de la noche a las discotecas. Consideró a los pobres vecinos de los bares, que aunque sólo serían 15 los habilitados para operar las 24 horas, tendrían que tener vecinos y eso podría molestarlos y no dejarlos descansar. En fin, pensó en tantas cosas que decidió no apoyar la propuesta y decir que no vale la pena arriesgar la seguridad y la tranquilidad de los fines de semana con sus amigos por una propuesta que pretende que la ciudad imite a las grandes ciudades del mundo, sabiendo que no tenemos la capacidad de hacerlo, aún.

Una luz en la oscuridad del puente

Dos colchones, unas cuantas cobijas y un televisor son sus únicas posesiones. Cada día, Johan y Lucero hacen malabares para conseguir algo de comer para su familia pidiendo limosna en las calles y de vez en cuando, vendiendo cachivaches en los semáforos de Bogotá.
Tienen 2 hijos: Dylan, de 6 años, quien sueña con ser un gran policía y Steven, de 11, quien se desvela imaginándose a sí mismo como presidente, “yo quiero ayudar a la gente que vive en la calle, como yo”, dice. Pero hasta ahora, la vida no les ha brindado lo que necesitan para cumplir sus sueños, y al contrario tienen que trabajar en los buses pidiendo plata a los usuarios del transporte público; a veces ayudan a sus padres en los semáforos y en las calles.
Con lo poco que consiguen, a duras penas pueden comprar un agua de panela y un pan al desayuno, al almuerzo y a la comida; aunque no niegan que a veces podían darse sus gusticos comiendo algún chocolate o un pastel.
A pesar de sus necesidades son una familia muy unida a la que nunca le faltó nada, hasta hace algún tiempo ni siquiera tenían que pagar arriendo, pues su hogar era una pequeña pieza que construyeron ellos mismos debajo del puente de la Calle 100 con Autopista norte. En ella, reposaban sus 2 colchones, sus cobijas y un televisor que funcionaba a la perfección gracias a la electricidad y a la señal que se robaban de los cables que había en la calle; “era perfecta, cabíamos los 4 y hasta podía ver televisión de los gringos”, dice Dylan.
Vivían escondidos, porque sabían que si alguien sabía dónde estaban podrían sacarlos de ahí y hasta meterlos a la cárcel por robarse la luz de los postes. “Eso es un delito y siempre me dio miedo que nos pillaran”, afirmó Johan. Confiaban en muy pocos y eran muy escasas las personas que los ayudaban después de conocer su situación. En ocasiones, se vieron obligados a reciclar basuras para conseguir algo de ropa o de medicamentos para los niños.
Un día, un hombre que iba pasando por la calle, notó la luz que salía muy tenue por uno de los bordes del puente. Se acerco a un policía que había cerca y ambos descubrieron a la familia tomando la cena y viendo televisión acostados en sus colchones. El policía, de inmediato, avisó a sus superiores y en menos de 10 minutos había 3 carros de policía alrededor de aquella esquina del puente.
Cuando el pequeño Steven se dio cuenta de lo que estaba pasando, avisó a sus padres, quienes apagaron el televisor y se propusieron hacer el silencio más aterrador de sus vidas para proteger sus cosas y a sus pequeños hijos. “Cuando vi a esos tombos casi me muero, ya sabía que venían por nosotros y nos iban a joder”, cuenta Steven. Hicieron todo lo posible por despistar a los que, por alguna razón, querían sacarlos de su casa; pero no lograron aguantar mucho tiempo.
Los uniformados tumbaron el muro de entrada y sacaron a los 4 integrantes de la familia a golpes y patadas, con sus manos amarradas detrás de la espalda y arrastrados por el piso como un costal pesado. Eran aproximadamente 12, contra los 4, “me pegaron como si fuera una muñeca de trapo y no sintiera nada”, dice Lucero con lágrimas en sus ojos. Luego entraron y sacaron todas sus pertenencias para llevarlas consigo hasta la estación más cercana, y cuando se dieron cuenta del televisor empezaron a maltratarlos intentando sacar información sobre cómo habían logrado mantener por tanto tiempo las cosas escondidas.
Por unas horas estuvieron detenidos en un CAI, pero debido al mal funcionamiento de la justicia colombiana, tuvieron q soltarlos, “menos mal en Colombia eso del gobierno como que no funciona”, dice Johan. Eran las 4 de la mañana y Lucero y Johan no sabían qué hacer ni para dónde ir; esa noche durmieron en las bancas de un parque que encontraron en su camino y al despertar intentaron buscar un hogar.
El único lugar donde fueron recibidos fue una humilde casa al sur de Bogotá, exactamente en los Altos de Cazucá. Ahora, son parte de los colombianos que, sin trabajo, tienen q pagar un arriendo que no les deja para comer ni sobrevivir en un mundo lleno de pretensiones, en donde los pobres no se ven ni tienen voz. Lo único que aún conservan es su pequeño televisor, sólo que ahora no se roban la luz del poste de la esquina, tienen que pagar por ella.